¿Has pensado en cuántos alimentos desperdicias cuando tiras la comida a la basura? El desperdicio de alimentos se ha convertido en uno de los tantos agentes de impacto en el medio ambiente, representando una significativa pérdida de recursos necesarios para la producción.

Según La Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura, del total de alimentos que se produce anualmente en todo el planeta, aproximadamente 1.300 millones de toneladas se desperdician o se pierden, los cuales podrían servir para alimentar a 3 millones de personas. Imagínate poner en contraste esa cifra, con el nivel de hambruna que sabemos existe actualmente. Es alarmante, ¿cierto?

La verdad es doloroso pensar que todo el proceso que se realiza para producir los alimentos, transportarlos, almacenarlos, al final, no habrá servido para nada, después de realizar todo el gasto que implica. Mientras el desperdicio de alimentos representa un gasto económico innecesario, también implica un impacto negativo en el medio ambiente.

Quiénes son los responsables del desperdicio de alimentos

El desperdicio de alimentos es un fenómeno que se puede dar durante toda la cadena de distribución y suministro de alimentos. Puede ser desde el proceso de producción inicial hasta el consumo final en los hogares. Los alimentos van de la tierra a la mesa, por lo que podría decirse que existen dos fases durante el viaje de dichos alimentos, de la tierra al distribuidor y del distribuidor al consumidor final.

Es importante saber, que el costo, o el nivel de desperdicio de alimentos varían dependiendo de en cuál etapa se encuentre. Por ejemplo, si existe una producción u oferta mayor a la demanda, se puede generar un alto volumen de pérdida de alimentos en la parte inicial, sin embargo, en este nivel de la cadena de distribución, las pérdidas económicas son considerablemente inferiores a la que se dan en la etapa de consumo.

Durante el proceso de producción las pérdidas son considerables, pero, según los estudios de comportamiento del consumidor, el mayor desperdicio de alimentos es gracias a los consumidores finales, es allí donde se da el mayor derroche de comida.

En cuanto más lejos de la cadena se derroche la comida, generará mayor costo en cuanto a lo económico se refiere, y mayor impacto negativo tendrá en el medio ambiente si se habla del factor ecológico. Por lo que el hogar, es el lugar en el que más desperdicio de alimentos se produce.



Consecuencias ambientales

Las investigaciones y los estudios realizados por los entes interesados en la conservación de la naturaleza, han puesto sobre la mesa el tema del desperdicio de alimentos como un vínculo importante al medio ambiente. El aumento de este desperdicio forma parte de las emisiones de gases del efecto invernadero, ya que los productos no consumidos, se convierten en comida destinada a contaminar exclusivamente.

Solamente en la Unión Europea, el desperdicio de 88 millones de toneladas de alimentos al año representa la emisión de 170 millones de kilos de dióxido de carbono.

El desperdicio de alimentos involucra de igual manera una pérdida considerable de agua que se utiliza para producirlos, así como también representa la pérdida y desperdicio de muchos recursos naturales como los nutrientes del suelo al momento de la siembra, la energía fósil que sirve para movilizar las maquinarias y la producción de insumos importantes como los fertilizantes.

El uso del agua, la tierra y la energía que se requiere para la producción de los alimentos, sufren graves consecuencias de sobreuso que tienen efectos negativos en el entorno ecológico e incluso en la biodiversidad de las especies.

Sólo en España, el desechar 1.300 millones de kilos de alimentos, representa un desperdicio de agua equivalente al río Volga por año. Esta cantidad de agua podría usarse para regar los campos o producir alimentos con garantía de sí ser aprovechados.

Consecuencias económicas

Los niveles de desperdicio de alimentos al día de hoy son considerados parte del costo de cualquier negocio relacionado a este rubro. Si realmente se reutilizaran todos estos desechos y las empresas se centraran en crear estrategias para no destinar los alimentos a un flujo de residuos, podrían obtener una considerable recuperación económica generando más ganancias.

Según el informe emitido por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, también conocida como FAO, el desperdicio de alimentos genera pérdidas de más de 70 millones de dólares anuales, sin contar el costo de empleados, tiempo y energía utilizada desde la etapa inicial de la producción de alimentos hasta la etapa final de consumo.



Qué puedes hacer para reducir el desperdicio de alimentos

Tal y como lo indican previas investigaciones, es en la etapa del consumidor final donde ocurre el mayor nivel de desperdicio de alimentos, por lo que son en los hogares en donde se debe aplicar normas y tareas que puedan contribuir a reducir el nivel de desechos de comida que se produce y crear conciencia de que efectivamente existe este problema.

No compres más de lo que necesitas. Elaborar un menú semanal por ejemplo, puede ser muy buena idea para que tengas en cuenta la cantidad real o las porciones de comida que necesitarás. No solamente ahorrarás dinero, sino que también estarás comprando de manera responsable e incluso podrías comer de manera más saludable.

Revisa tu alacena antes de comprar. Si saldrás a hacer las compras de tu hogar, fíjate en lo que tienes y en lo que no. Haz una especie de inventario y revisa la fecha de expiración de tus alimentos, para que te asegures de consumir primero lo que está más próximo a caducar.

Ajusta las raciones a servir. Sirve tus platos con porciones pequeñas y moderadas, es preferible repetir en caso de que quieras más, a servir de más y no vayas a comerte todo del plato

Compra frutas y verduras en sus temporadas. Con esto no queremos decir que tengas que comprar única y exclusivamente de esta manera. Pero así estarás aprovechando el mejor momento para ahorrar dinero y beneficiarte con la frescura.

Revisa la manera en que almacenas los alimentos. Actualmente existen en el mercado muchos envases y recipientes que te ayudarán a mantener tu comida en el mejor estado y por el mayor tiempo posible, bien sea que requiera o no refrigeración.

Revisa y limpia tu refrigerador. Muchas veces por no estar al tanto de qué hay en el refrigerador se vuelve a comprar alimentos que ya tenemos en casa. Revisa qué tienes y cómo se conservan tus alimentos dentro del refrigerador para que vayas monitoreando qué debe comerse primero para que no se pierda.

Enseña. En estos días de confinamiento, puede ser de mucha ayuda que la familia se reúna a cocinar, así que aprovecha este momento para enseñarle a tus hijos la importancia de los alimentos y ellos también puedan crear conciencia de la importancia de este recurso.

Son los pequeños cambios en tus costumbres diarias lo que puede hacer que haya grandes cambios a favor del medio ambiente. Toma en cuenta estos consejos y contribuye a reducir el desperdicio de alimentos, por las personas y por el planeta.

0 0 votes
Article Rating