La postura de la Paloma te enseñará a relajarte en la tensión y a respirar durante el tirón de un estiramiento. Es común que el cuerpo luche contra un estiramiento apretando los músculos, y esto es algo que puede suceder en esta asana (postura). Abraza esta sensación y encuentra tu aliento a través de lo que se conoce en sánscrito como Kapotasana. 

Kapotasana o Postura de la Paloma, deleita al cuerpo con un profundo estiramiento de caderas y glúteos, lo que resulta perfecto para cualquier molestia posterior al entrenamiento. No tengas miedo de la sensación que la Postura de la Paloma trae al lateral de tu cuerpo. En su lugar, usa el suave tirón del músculo como una forma de recordarte a ti mismo que debes respirar y trabajar más allá de tus limitaciones, de una manera segura y controlada.

Beneficios de la Postura de la Paloma

La postura de la Paloma es genial para los glúteos, ya que estas áreas del cuerpo a menudo no están bien estiradas. Simultáneamente, estirarás las caderas y aliviarás el cuerpo de cualquier dolor post-entrenamiento, especialmente en estas áreas. Entrar en esta Postura es bastante fácil desde la Postura de Luna Creciente o de la Postura del Lagarto. Completando estas posiciones, el objetivo será toda la parte inferior del cuerpo para que sea más ágil. Visualizar la respiración contenida dentro de la Kapotasana (Postura de la Paloma) te ayudará a relajarte en la posición, aumentando así tu tolerancia al estiramiento.



Chakras involucrados en la Postura de la Paloma

Arraiga ese chakra de la raíz que se encuentra en la parte más baja de la columna vertebral. También conocido como el Muladhara, esta bola de energía en el cuerpo es la responsable de mantener tu yo conectado al mundo físico. El Muladhara, te recuerda tus raíces  y la Postura de la Paloma es la ideal para cuando te sientes desconectado. Recuerda tus metas y el núcleo de tu ser trayendo equilibrio al chakra de la raíz.



¿Cómo practicar Kapotasana o la postura de la Paloma?

  1. Siéntate con las piernas cruzadas en la parte superior de la esterilla. Deja espacio detrás de ti para cuando las piernas se extiendan hacia atrás. Siéntate encontrando la longitud en la columna vertebral. Prepara mentalmente el cuerpo para entrar en este hermoso abridor de caderas.
  2. Para entrar a la postura de la Paloma, deja una pierna cruzada mientras desenredas la otra. La pierna aún cruzada en la misma posición, mientras que la otra se endereza y se extiende detrás de ti.
  3. Intenta presionar la parte superior del muslo trasero en tu esterilla. Es probable que ya sientas un estiramiento en el glúteo y la cadera en esta posición.
  4. Dependiendo de tu flexibilidad, es posible que puedas llegar directamente a la cadera trasera. Si no puedes, deja que la cadera gire ligeramente hacia afuera. Enfoca tu atención a la pierna doblada que tienes en frente, puede que quieras mantener el talón en la ingle y la rodilla apuntando hacia la esquina exterior de la estera, en caso de que sea suficiente estiramiento para ti.
  5. Si estás buscando un estiramiento más profundo, guía tu pierna delantera ligeramente hacia el frente. Intenta colocar la rodilla de manera que esté ahora apuntando hacia el exterior de la esterilla y tu pie apunte hacia el lado opuesto. Es casi como crear una forma de caja con tu pierna delantera.
  6. Permite que las manos ajusten las piernas o su posición según sea necesario. Si puedes beneficiarte de un mayor estiramiento, camina con las manos delante de ti y lleva tus antebrazos al espacio delante de tu pierna delantera.
  7. Para salir de la Kapotasana o Postura de la Paloma, endereza la pierna delantera detrás de ti para entrar en la Posición de Mesa. También tienes la opción de balancear la pierna trasera hacia adelante y volver a sentarte. Asegúrate de completar la asana (postura) con la cadera opuesta.



Consejos para principiantes

  1. La postura de la Paloma puede ser intimidante, pero es probable que seas más flexible de lo que crees. No tienes que tener miedo de las habilidades de tu cuerpo. Sin embargo, si esa sensación es dolorosa, escucha a tu cuerpo y relájate un poco de la pose. 
  2. Evita la tensión en la rodilla inclinándote ligeramente hacia el lado de la rodilla doblada o reajustando la posición de la cadera. Si la molestia en la rodilla persiste, prueba una versión diferente para estirar la cadera.



Accesorios opcionales para ayudarte a practicar la Postura de la Paloma

  1. Ponte cómodo colocando una manta doblada o un cojín delgado bajo los glúteos. Puede ser difícil relajarse completamente en la postura de la Paloma si está luchando con la incomodidad del hueso de tu coxis presionado contra lo duro del piso, y a veces la afombra de yoga para amortiguar no es suficiente.
  2. La rodilla también es un punto duro que puede hacer que la Kapotasana (Postura de la Paloma) se sienta incómoda. Colocando una rodillera, un cojín o incluso doblando la esterilla debajo de la rodilla, podrás disfrutar del alargamiento de la cadera mientras estés en esta asana (postura).



¿Cuándo evitar la práctica de Kapotasana o Postura de la Paloma?

La kapotasana o Postura de la Paloma puede proporcionar un maravilloso estiramiento de las rodillas y las caderas, pero es importante ser cuidadoso y considerar cualquier historial de lesión. Si eres propenso a sufrir dolor de rodilla o cadera, consulta a un médico antes de practicar esta postura.



0 0 votes
Article Rating