Cuando vas a la playa seguramente te impresiona la imponente majestuosidad del océano, su belleza, escuchar el sonido de las olas, pero, ¿sabías que cuando entras al mar no sólo estás nadando en una gran masa de agua, sino también entre toneladas de residuos de plástico?

El plástico es la materia prima para la fabricación de prácticamente todo lo que usamos; comida, envases, bolsas, tu teléfono, incluso el chicle que estás masticando en este momento.

Aunque la industria generalmente promueve el uso de plástico como productos “reciclables”, la verdad es que no es así del todo. 

Los residuos plásticos, en su mayoría, terminan en el mar. Muy probablemente te haya ocurrido que mientras nadas en él, encuentras botellas, bolsas, entre otras cosas, que podría parecer muy poco en tanta inmensidad, pero lo cierto es que hay más de 100 millones de toneladas de residuos por el uso de plástico sólo en el océano. Bastante, ¿no?

Cómo afecta el uso de plástico al medio ambiente

Lo primero que debes tener presente es en cuánto de lo que usas día con día está hecho de plástico. Como ya te habrás dado cuenta, casi todo. 

El uso de plástico es muy común dentro de las industrias, porque está compuesto de elementos orgánicos que son muy simple de moldear, por lo que facilita la fabricación de gran variedad de productos y artículos que posteriormente son vendidos y comercializados. 

Este material afecta el medio ambiente y representa una amenaza tanto para la tierra, como para el agua y el aire. Según datos emitidos por National Geographic  y la Universidad de Georgia en el 2018 a través de su página web oficial, cada año llegan al océano 9 millones de toneladas de residuos de plásticos, eso equivale a 15 bolsas de compra llenas de desechos por cada 100 metros de costa a costa en el mundo.

El plástico no sólo es un agente contaminante en su forma ya completada, el proceso de producción de este material libera una gran cantidad de toxinas que afectan el aire y por ende al oxígeno. 

El uso de plástico, representa un daño ecológico alarmantemente perdurable, pues tan sólo una botella de plástico fabricada con polietileno, puede tardar alrededor de 150 años para descomponerse completamente. Trata de imaginar entonces, cuánto tiempo debe pasar para que todo el plástico fabricado y usado por el hombre culmine su proceso de biodegradación.

El nivel de contaminación provocado por el plástico es tan alto, que se conoce de islas formadas de basura que flotan por los océanos, que no solo corresponden a un factor contaminante para el ser humano, sino que también ha sido el causante de la muerte de millones de especies que día con día desaparecen por consecuencia del excesivo desecho y uso de plástico

Mucho del plástico en el mar, incluso es consumido por los peces que luego van a los mercados de alimentos que tú consumes. Probablemente también estás comiendo plástico.

Las proyecciones sobre el uso del plástico son alarmantes; según la página web de Greenpeace, China es el principal productor de plásticos en el mundo, mientras que tan sólo en Europa, la producción de plástico alcanzó más de 60 millones de toneladas en el 2018

Aunque existen miles de fundaciones y entes abocados a crear estrategias ecológicas para reducir el uso de plástico y programas de recolección de basura en playas, ríos, lagos y muchas áreas del mundo; más allá de implicar la movilización de personas que colaboren, se requiere la movilización de conciencias. Se requiere de un esfuerzo máximo, con al menos una voluntad mínima, como por ejemplo, reducir el uso plástico en casa.

No es necesario asociarse a alguna fundación para colaborar con el medio ambiente y reducir el uso de plástico. Si realmente estás consciente de que el plástico está en casi todo lo que usamos probablemente tendrás alguna idea de cómo contribuir a resolver este problema. Si no tienes idea, sigue leyendo y te diremos cómo.



Consejos para reducir el uso de plástico en casa



Reutiliza las bolsas de plástico

Una muy buena manera para comenzar a aportar al medio ambiente al reducir el uso de plástico en casa, es al momento de realizar tus compras. Lleva tu propia bolsa al supermercado o a la tienda. Existen muchos tipos de bolsas y bolsos de tela que puedes comprar y usar cada vez que vayas hacer tus compras del hogar, puedes lavarlas y volverlas a usar sin necesidad de utilizar las bolsas de plástico.

Esta estrategia ecológica se ha vuelto muy popular, ya que incluso muchas ciudades del mundo han establecido dentro de sus normas y reglamentos, no permitir a los establecimientos entregar bolsas plásticas a sus clientes, como manera de apoyar el movimiento del reciclaje y reducir el uso de plástico.



Usa bolsas de Papel o tela

También puedes usar bolsas de papel, pueden ser muy útiles y no tan contaminantes. Seguramente te acostumbras muy rápido a esto y sin darte cuenta crearás un hábito que contribuirá con el medio ambiente.

Las botellas plásticas de agua, gaseosas y otras bebidas son los plásticos más usados hoy en día. Con el término “reciclable”, muchas industrias producen millones de estas que continuamente terminan en la basura. Acostúmbrate a usar tu propio recipiente de agua y recárgalo cada vez que necesites hidratarte, en vez de comprar una nueva botella. Te aseguramos que de esta manera no llenarás de envases la cocina o la basura y es muy buen tip para reducir el uso de plástico en casa.



Prepara comida casera, reduce el uso de envases de 1 solo uso

Otra manera de reciclar, es preparar más comidas en casa. Esto no solamente te ayudará a comer más saludable, también colaborarán al no utilizar todo el plástico que proveen en los restaurantes de comida rápida, por ejemplo, donde el 90% de lo que usas para comer (servilletas, platos, cubiertos) van directo a la basura y probablemente al mar.



Compra a granel

Compra a granel y olvídate de los paquetes en la manera que sea posible; hay muchos productos que no necesariamente tienes que comprar empacados. Alimentos como los granos, azúcar, el café e incluso los cereales, son vendidos en muchos establecimientos a granel, sin envolver en plástico. Es una manera de reducir el uso de plástico y podrás comprar en cantidades exactas y en condiciones más frescas.



No más Chicles!

Evita masticar chicle; aunque no lo creas, este tipo de golosina contiene plástico, termina con mucha facilidad en el suelo y tarda muchísimo en descomponerse. En el mercado existen varias marcas de chicles ecológicos que puedes considerar si de verdad no quieres desprenderte de ellos. 

-Adios a las Pajitas

No uses pajitas de plásticos, la verdad pueden llegar a ser totalmente innecesarias y prescindibles, ya que puedes beber directamente del vaso. Te sorprenderías el peligro que representa este tipo de productos para los animales marinos.

La verdad existen muchísimas maneras de reducir el uso de plástico en casa. Desde el hogar, a pequeña escala y sin saberlo, puedes hacer cambios mínimos con impactos máximos.



0 0 votes
Article Rating