Mayurasana, o Postura de Pavo Real, es una posición de nivel avanzado, aunque incluso los yoguis principiantes pueden empezar a prepararse para ella. La postura del Pavo Real abre el yo al poder y al amor propio. Durante tu travesía hacia la Mayurasana (Postura de Pavo Real), enorgullécete de las increíbles habilidades de tu cuerpo. 

Esta postura construye la fuerza en todo tu cuerpo y se conecta con la esterilla a través de la palma de tus manos. Prepárate para esta posición con variaciones de la postura de la Tabla o Plancha (Phalakasana), las cuales trabajan los brazos y el núcleo. Agrega accesorios a tu versión de principiante de Mayurasana o Postura de Pavo Real para familiarizarte con la sensación de elevar el cuerpo, utilizando todo tu nivel de energía interior.

Beneficios de la Postura del Pavo Real

La postura del Pavo Real es una manera asombrosa de desarrollar la fuerza, que se basa en mantener la estabilidad del cuerpo a través de un enfoque constante. Con esta asana entrenas la mente para que se libere de tus pensamientos y te concentres totalmente en la forma física. Mayurasana o Postura del Pavo Real tonificará todo tu cuerpo mientras el prana (energía) se concentra en las muñecas, antebrazos, triceps, pecho, núcleo, flexores de la cadera y glúteos. 

No sólo los aspectos físicos de esta postura de yoga son fenomenales y bien valen la práctica, sino que también posee beneficios mentales y emocionales. Los pavos reales se enorgullecen de su maravilloso conjunto de plumas y no tienen miedo de mostrar su belleza, practica la Mayurasana o Postura del Pavo Real para recordar el duro trabajo que has puesto en tu cuerpo y no tengas miedo de mostrarte como el vibrante pavo real. 



Chakras involucrados en Mayurasana (Postura del Pavo Real)

Activa tu Manipura o chakra del plexo solar. Este chakra es responsable del amor propio, la autoestima y la autovaloración; la Postura del Pavo Real atrae tu energía hacia el chakra del plexo solar y restaura el equilibrio a través de un concentrado estallido de prana (energía). Llega a la Mayurasana (Postura del Pavo Real) cuando hayas experimentado la autoestima, para recordarte a ti mismo lo verdaderamente excepcional que eres. 

No es sólo el Anahata, o chakra del corazón, el que se ocupa del amor, ni el chakra sacro de la sensualidad, el Manipura o chakra de gemas brillantes, difunde la conciencia de la importancia del amor propio en todo el espíritu y ayuda a restaurar su merecida confianza.



¿Cómo practicar la postura del Pavo Real?

  1. Prepárate para entrar en Mayurasana colocando el cuerpo en Postura de Mesa. Presiona las rodillas y las palmas de las manos en la esterilla, como dibujando una línea recta hasta los hombros y las caderas. Permita que las manos estén a una distancia aproximada de los hombros. Depende de ti si prefieres presionar la parte superior de los pies en la estera o enroscar los dedos de los pies debajo. Trata de mantener la espalda plana y baja el cuello para alargar la columna.
  2. A partir de la Postura de Mesa, gira las manos hacia afuera hasta que las puntas de los dedos apunten hacia las rodillas. Extiende los dedos ampliamente y experimenta con tu peso presionando las palmas y las muñecas estando en esta posición. Lo ideal sería que el peso se distribuyera por igual en toda la mano y la muñeca, en lugar de concentrarse en una sola área (como el talón de la palma de la mano).
  3. Levanta las rodillas de la esterilla, para que el cuerpo esté en postura de Tabla con los brazos en postura de Pavo Real. Mantén la espalda recta y el coxis ligeramente inclinado hacia delante. 
  4. Desde esta postura, experimenta con el movimiento del cuerpo hacia adelante para preparar la mente y el cuerpo para el levantamiento de la postura del Pavo Real. Mantén los brazos doblados y los codos apuntando hacia tus pies, mientras te mueves hacia atrás y hacia delante.
  5. Tómate un momento para pensar en el peso de tu cuerpo y donde debe estar. A medida que desplaces tu peso hacia adelante, permite que tus pies se levanten del suelo mientras el cuerpo delantero se inclina hacia adelante. Si te echas hacia atrás, tus pies encontrarán la alfombra. Juega con tu levantamiento para entender mejor tu sentido del equilibrio y el peso.
  6. Encuentra la calma en Mayurasana (Postura de Pavo Real) cuando las piernas se levanten y haya encontrado su distribución ideal de peso. Presiona con las palmas de las manos y aprieta el núcleo para mantener la espalda recta. Asegúrate de respirar en los tríceps y entiende que el calor que se acumula en tus brazos es tu energía vital.
  7. Para terminar la postura del Pavo Real, deja caer los pies suavemente sobre la estera y dobla las rodillas. Deja que el coxis vuelva y encuentre lo que queda en una relajante Postura del Niño.



Consejos para principiantes

  1. No aparte la Mayurasana o Postura del Pavo Real sólo porque aún no has logrado conseguirla, ¡muchas de las posturas de yoga para principiantes e intermedios te están preparando para posiciones avanzadas! Puedes fortalecer tu cuerpo de manera que se parezca a la postura del Pavo Real, aunque la posición no esté todavía a tu alcance.
  2. ¡Accesorios, accesorios y más accesorios! Son excelentes para los principiantes y muchos de estos, como bloques y almohadones, pueden sustituirse por objetos similares como libros y almohadas. Rodéate de cualquier accesorio que necesites para facilitarle a tu cuerpo esta posición. Otros entrenamientos dependen de lo retadores que pueden ser, pero el yoga es un buen equilibrio entre tus habilidades y la exploración de lo que puedes lograr mientras sea seguro. Los accesorios te ayudarán a apoyar tu cuerpo y te permitirán descubrir tus capacidades en el proceso.



Accesorios opcionales para ayudarte a practicar la Postura del Pavo Real

  1. Si eres nuevo en esta postura, los bloques de yoga son tus amigos. Coloca uno bajo la frente, la pelvis y los pies para mantener el cuerpo estable y levantado. Puedes experimentar moviendo los bloques a diferentes secciones del cuerpo o quitando uno a medida que tu fuerza mejore.
  2. ¡Invita a un amigo! Un compañero yogui, un instructor profesional o un alma bondadosa pueden guiarte a través de Mayurasana (postura del Pavo Real) ayudándote a quitar o colocar los bloques bajo el cuerpo. Un amigo puede guiarte a través de la posición si ya está familiarizado con la misma, o recordarte que mantengas la espalda recta.



¿Cuándo evitar la práctica de Mayurasana o Postura del Pavo Real?

Ten cuidado al practicar la postura del Pavo Real si tienes antecedentes de lesiones en la muñeca, el hombro o el codo. Si eres propenso al dolor en estas articulaciones o son muy débiles, consulta a un médico antes de practicar la posición.



0 0 votes
Article Rating