El yoga es una forma antigua de ejercicio que se centra en la fuerza, la flexibilidad y la respiración para mejorar el bienestar físico y mental. Los componentes principales del yoga son las posturas (una serie de movimientos diseñados para aumentar la fuerza y la flexibilidad) y la respiración.

Esta práctica se originó en la India hace unos 5.000 años y se ha adaptado en otros países de diversas maneras. El yoga es ahora una actividad común en centros de ocio, clubes de salud, escuelas, hospitales y cirugías.

¿Cuáles son los beneficios para la salud que aporta el Yoga?

Se han publicado docenas de ensayos científicos de diversa calidad sobre el yoga.

Si bien hay margen para estudios más rigurosos sobre sus beneficios para la salud, la mayoría sugieren que el yoga es una forma segura y efectiva de aumentar la actividad física, especialmente la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio.

Hay algunas pruebas de que la práctica regular del yoga es beneficiosa para las personas con presión arterial alta, enfermedades cardíacas, dolores y molestias, incluidos el dolor lumbar, depresión y estrés.



¿Puede el yoga ayudar a prevenir caídas?

Sí, el yoga mejora el equilibrio al fortalecer la parte inferior del cuerpo, particularmente los tobillos y las rodillas, lo que reduce las posibilidades de caerse.

Sin embargo, las caídas a veces pueden ser causadas por una afección de salud, en cuyo caso es una buena idea ver a tu médico de cabecera o visitar una clínica de caídas en un hospital local.



¿Puede el yoga ayudar con la artritis?

El yoga es popular entre las personas con artritis por su forma suave de promover la flexibilidad y la fuerza.

Algunas investigaciones sugieren que el yoga puede reducir el dolor y los problemas de movilidad en personas con artritis de rodilla. Sin embargo, algunos movimientos de yoga no son adecuados para personas con esta afección.

Busca un maestro que entienda la artritis y pueda adaptar los movimientos a tus necesidades individuales, especialmente si tienes un reemplazo articular, y siempre consulta con un médico o fisioterapeuta para saber si hay algún movimiento que debas evitar.



¿Soy demasiado viejo para el yoga?

Definitivamente no. Las personas a menudo comienzan a practicar yoga a los 70 años, y muchos dicen que desearían haber comenzado antes. Hay clases de yoga para cada grupo de edad. El yoga es una forma de ejercicio que se puede disfrutar en cualquier momento, desde la infancia hasta los años avanzados.



¿Tengo que estar en forma para hacer yoga?

No. Puedes unirte a una clase adecuada para tu nivel de condición física. Por ejemplo, para unirte a una clase de yoga de habilidades mixtas, debes poder acostarte y levantarte del suelo. Algunas clases de yoga son en silla.



¿Necesito ser flexible para hacer yoga?

No necesariamente. El yoga mejorará tu flexibilidad y te ayudará a ir más allá de tu rango normal de movimiento, lo que puede facilitar la realización de tus actividades diarias.



¿Puedo lastimarme haciendo yoga?

Las lesiones relacionadas con el yoga son poco frecuentes. Algunas lesiones pueden ser causadas por esfuerzo repetitivo o estiramiento excesivo.

Pero el yoga es igual que cualquier otra disciplina de ejercicio es perfectamente seguro si lo enseñan adecuadamente las personas que lo entienden y tienen experiencia.

Es recomendable aprender de un maestro de yoga calificado y elegir una clase apropiada para tu nivel.



¿Qué estilo de yoga debo practicar?

Hay muchos estilos diferentes de yoga, como Ashtanga, Iyengar y Sivananda. Algunos estilos son más vigorosos que otros, mientras que unos pueden tener un área diferente de énfasis, como la postura o la respiración. Muchos maestros de yoga desarrollan su propia práctica al estudiar más de un estilo.

Ningún estilo es necesariamente mejor o más auténtico que cualquier otro. La clave es elegir una clase apropiada para tu nivel de condición física.



¿Qué tipo de clase debo tener en cuenta?

Las clases pueden variar en duración, pero generalmente duran entre 45 y 90 minutos. Una clase más larga te dará más tiempo para aprender técnicas de respiración y relajación, y le dará tiempo al maestro para trabajar con su habilidad individual.

Vale la pena hablar con un profesor sobre su enfoque antes de inscribirte en una clase, para que así encontréis el camino yógico que más se adapta a ti, tus necesidades y tus posibilidades actuales.



0 0 votes
Article Rating