El Bhakti (devoción) ocupa un lugar único e importante en el camino hacia la divinidad. Es muy común que todas las sendas o caminos del Yoga se describan como radios de una rueda que conducen al mismo centro (iluminación espiritual).

Se considera que cada uno de estos senderos se ajusta a diferentes temperamentos humanos y maneras de encarar la vida, aunque en el fondo todos ellos son aspectos de una misma cosa, ya que comparten un mismo destino y están estrechamente relacionados. Así, para alcanzar el estado de Yoga, es decir la unión, el aspirante debe integrar aspectos de los diferentes senderos.

Las 4 Sendas o caminos del Yoga

En general, se describen cuatro sendas principales del Yoga, pero no son las únicas.

  1. Gñana o Jñana Yoga - sendero del conocimiento. (Sendero filosófico e intelectual).
  2. Bhakti Yoga - sendero emocional y de la devoción
  3. Raja Yoga - sendero místico y científico
  4. Karma Yoga - sendero activo



¿Qué es el Bhakti Yoga?

Bhakti Yoga es una de las 4 sendas principales del Yoga en el camino hacia la iluminación. Bhakti significa "devoción" o "amor" y esta senda comprende varias prácticas para unir al bhakta (practicante de Bhakti Yoga) con lo Divino. El Bhakti Yoga es considerado el sendero yóguico más fácil de dominar y es el método más directo para experimentar la unidad de la mente, el cuerpo y el espíritu. 

El practicante de Bhakti Yoga es un devoto, un amante y el objeto de su amor es lo Divino, el Ser Supremo. Considera que existe un Ser Supremo, una conciencia superior que le trasciende y se siente inclinado a desarrollar una relación directa, intensa e incluso a disolverse completamente con lo divino.

Mientras que Hatha Yoga requiere un cuerpo fuerte y flexible, Raja Yoga requiere una mente disciplinada y concentrada, y Jñana Yoga requiere de un intelecto agudo, el único requisito para Bhakti Yoga es un corazón abierto y amoroso. 

El sendero del Bhakti Yoga complementa bien otros senderos del Yoga, y se dice que el Jñana (conocimiento o sabiduría) surgirá por sí solo cuando participes en las prácticas devocionales del Bhakti Yoga.

El Bhakti Yoga es pura devoción espiritual, de amor a Dios que es Amor. La Deidad es la amada y el devoto es el amante. En Bhakti Yoga, todo no es más que una manifestación de lo divino y todo lo demás no tiene sentido, incluido el Ego. Cuando el Bhakta es bendecido por la gracia divina, siente una unión indivisible y prevalece la conciencia no dual. Bhakti Yoga es considerado como el método más directo para fusionarse en uno con la conciencia cósmica.

El Bhakti Yoga se basa en la doctrina "El amor es Dios y Dios es amor". El bhakta experimenta separación y anhela encontrarse o incluso vislumbrar a su amada (la deidad). Nada más lo atrae, nada más llama su atención, todo lo demás no tiene sentido.

Esta entrega también puede orientarse hacia el guru, el maestro, la humanidad, la naturaleza, el Absoluto u otro objeto de Devoción, y a través de ella el Bhakti yogui llega a comprender y a experimentar la Unidad: “Todos somos uno”. 

Es una práctica profundamente espiritual basada en gran medida en el panteón hindú de las deidades. Se considera que cada una de estas deidades representa un aspecto humanizado de la Deidad o Brahman, de la misma manera que los santos cristianos representan atributos y cualidades específicas de Dios. El uso de deidades hindúes en Bhakti Yoga puede ser un gran obstáculo para los practicantes occidentales, especialmente para aquellos con un trasfondo profundamente religioso. Pero el uso de las deidades hindúes no es necesario para esta práctica; de hecho, encontrar tu (s) propio (s) objeto (s) de devoción será aún más efectivo para lograr el Yoga (unión) con lo Divino.

Hay nueve prácticas principales de Bhakti Yoga que se pueden practicar de forma independiente o en conjunto., llamadas extremidades de la devoción. Cada una de estas extremidades crea un bhava (sentimiento) específico que atrae a las diferentes constituciones internas de los practicantes.



Las Nueve Extremidades de la Devoción

  1. Shravana - "escuchar" las antiguas escrituras. Las cuales son especialmente potentes si son dichas por un santo o un bhakta genuino.
  2. Kirtana - "cantar" canciones devocionales, generalmente practicadas en un formato de grupo de llamada y respuesta. El canto se convierte así en una forma de meditación que recuerda lo divino.
  3. Smaranam: "recordar" lo Divino meditando constantemente sobre su nombre y forma, normalmente usando su personificación humana. (Por ejemplo, Sri Krishna.)
  4. Padashevanam - "servicio a los pies" de lo Divino, que incorpora la práctica del Karma Yoga (servicio desinteresado) con bhakti (devoción). Los pies se consideran tradicionalmente como el punto extremo del poder espiritual y de la gracia.
  5. Archanan: la "adoración ritual" de lo Divino a través de prácticas como la “puja” (adoración a la deidad) y havan o homa (ofrenda de fuego).
  6. Vandana: la "postración" ante la imagen o la representación de lo Divino.
  7. Dasya: la devoción "incuestionable" de lo Divino que implica el cultivo de servir a la voluntad de Dios en lugar del propio ego.
  8. Sakhya: la "amistad" y la relación establecida entre lo Divino y el devoto.
  9. Atmanivedana: la "ofrenda propia", que es la entrega total del Yo a lo Divino.

El Bhakti Yoga se puede practicar solo o integrarse en otros tipos de Yoga o prácticas espirituales.

Los beneficios del Bhakti Yoga son inmensos, como escribe Swami Sivananda: “Bhakti suaviza el corazón y elimina los celos, el odio, la lujuria, la ira, el egoísmo, el orgullo y la arrogancia. Infunde alegría, éxtasis divino, dicha, paz y conocimiento. Todos los intereses, preocupaciones y ansiedades, miedos, tormentos mentales y tribulaciones desaparecen por completo. El devoto se libera de la rueda Samsárica de nacimientos y muertes. Alcanza la morada inmortal de la paz eterna, la felicidad y el conocimiento ".

El objetivo final en la práctica del Bhakti Yoga es alcanzar el estado de “rasa” (esencia), un sentimiento de felicidad pura que se logra en la entrega devocional a lo Divino.

El hecho de que el Bhakti yogui esté motivado por la fuerza del amor, y vea a la Divinidad como la encarnación del amor puede degenerar en ocasiones en la pérdida de la racionalidad por parte del aspirante si no se equilibra con una práctica de introspección sincera. Este es un riesgo que aparece en todas las religiones cuando la actitud devocional está desconectada del amor puro o se basa en prácticas realizadas mecánicamente y puede resultar en el dogmatismo o el fanatismo.

El espíritu Bhakti verdadero es aquel que surge como un proceso espontáneo e independiente dentro del individuo y genera una experiencia personal elevada.



0 0 votes
Article Rating