Imagina por un momento la vida sin chocolate. Sin las galletas de chocolate, o las barras, ni el helado.

Aunque pienses que podría ser una posibilidad muy lejana, la verdad es que la crisis del cacao es un hecho, que afecta tanto a sus productores como consumidores. Hasta el 2017 según Euromonitor, la demanda de cacao fue de más de 700 millones de toneladas, siendo China, India y Estados Unidos, los países donde más se consume cacao en el mundo. Sólo superado por Suiza, donde en promedio cada persona consume al menos 11 kg por persona.

El cacao es una fruta que proviene del trópico. Es la materia prima para producir lo que conocemos hoy en día como chocolate y su planta es originaria del continente americano, comúnmente crece en países como Colombia, Venezuela, Ecuador, algunas zonas calientes de México y en países africanos como Costa de Marfil, Nigeria, Ghana, así como también en las selvas asiáticas de Indonesia y Malasia.

En el portal de noticias Express, del Reino Unido, se publicó un artículo en donde se estima que el incremento de las temperaturas por causa del cambio climático, es una de las razones por las que los países principales exportadores de cacao se han visto negativamente afectados, provocando la crisis del cacao y la baja de precios , aquejando tanto a productores como consumidores.

¿Qué está pasando con el cacao?

Uno de los primeros factores que ha incidido en la crisis del cacao y la caída de sus precios es la liquidación de uno de los exportadores de café más importantes en el mundo, Saf- Cacao. Dicha liquidación se llevó a cabo por orden de un tribunal, debido a una deuda de más de 150 millones de francos, que equivale a más de 250 millones de dólares.

En vista de esta deuda masiva, los bancos redujeron considerablemente los préstamos dirigidos al sector del cacao con el propósito de eliminar el riesgo de más pérdida. Esto, ha traído como consecuencia que muchos otros exportadores, de menor escala, no tengan la opción de obtener financiamientos para esta actividad.

Por otro lado, la Organización Internacional del Cacao, la cual se encarga de medir y analizar las estadísticas del mercado de este producto, han evidenciado que existe una variación considerable entre los excedentes de producción y la oferta desde hace años.

Se estima que el suministro mundial del cacao está por encima de la demanda del producto. Por lo que al generarse una sobreoferta, aunque parezca algo positivo para consumidores y fabricantes, la realidad es que influye en una caída vertiginosa de los precios del producto, que se traduce en una crisis del cacao, teniendo en cuenta que al disminuir los precios hay una cadena de producción de cultivo que se ve afectada.

El cambio climático ha sido también un agente muy influyente en la crisis del cacao actual, pues la inestabilidad del clima ha perjudicado a gran escala la producción y el cultivo del cacao.

Países como Costa de Marfil y Ghana, que son el principal productor de cacao a nivel mundial, están sufriendo altos índices de deforestación. Según informes emitidos por agentes involucrados en la conservación del medio ambiente, existe la posibilidad de que en 30 años se pierdan muchas áreas de tierra aptas para cultivar el cacao, siendo la mano obrera, el recurso humano más abajo en la cadena de producción, los más afectados.



Condiciones laborales de los agricultores de cacao

La crisis del cacao y la caída de sus precios también han estado envueltas por lo que muchos denuncian como la esclavitud del chocolate. Varias organizaciones y periodistas en los últimos años han puesto en evidencia la explotación infantil en África con fines de cultivo de cacao.

Para nadie es un secreto que muchas regiones del continente africano están sumergidas en una extrema pobreza, por lo que las personas se han visto la necesidad de trabajar desde edades muy tempranas y en vista de que en países como Ghana y Costa de Marfil dependen en gran porcentaje de la explotación del cacao, familias enteras son la mano de obra en los cultivos, incluyendo a los niños.

Teniendo en cuenta el fenómeno de la crisis del cacao, mucho de este trabajo que familias enteras realizan en condiciones precarias y con riesgos laborales que no son asumidos por los productores, no es debidamente remunerado. 

Los cultivadores y trabajadores del cacao no solo laboran en condiciones climáticas extremas, también están sometidos a los peligros derivados de trabajar con herramientas manuales y maquinaria pesada, sin olvidar la exposición a químicos.

La jornada de los cultivadores comienza a las 6 de la mañana y muchas veces termina al día siguiente, sin una paga digna y con una alimentación mediocre. 

Mientras la relación de los precios de producción inicial del cacao y los precios de venta al consumidor final en los productos derivados de esta materia prima, como el chocolate por ejemplo, no estén equilibrados, son los productores y los agricultores quienes sufrirán la mayor consecuencia desde el punto de vista económico.



Precios del cacao

Según la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao de Ecuador, en África, literalmente se está pudriendo una gran cantidad de cacao debido a la alta producción pero escasa demanda, viviendo la peor crisis de este rubro en años.

Para el año 2016 se pagaban entre 135 y 140 dólares por quintal de Cacao, hoy en día el monto a pagar no pasa de los 50  dólares.

La crisis del cacao y la caída de sus precios, ha convertido esta actividad es una no muy rentable, por lo que los productores han tenido que incursionar en otro tipo de cultivos, bajo sistemas más automatizados que han dejado sin trabajo a miles de familia en países donde la economía depende en gran porcentaje de la exportación de cacao.

Al no poder cubrir los gastos de producción, la crisis del cacao y la caída de sus precios se han convertido en un fenómeno internacional que afecta a todas las partes involucradas desde el momento del cultivo hasta la venta del chocolate en las tiendas.

En países como Colombia, desde el 2013 se ha estado hablando de un paro total de los cacaoteros en vista de que su situación económica ha llegado a límites inaguantables.

Si otros países productores de este rubro se unen a esta iniciativa, aunado también a factores como el cambio climático, probablemente la crisis del cacao se convierta en un fenómeno mundial que quizás implique la desaparición del industria del chocolate como la conocemos y el mercado de muchos otros productos derivados del cacao.



0 0 votes
Article Rating