Cuando tenemos una conversación real, estamos participando activamente en un intercambio, dando y recibiendo. No podemos intercambiar algo con alguien cuando ellos o nosotros no estamos presentes. Podemos hablar con ellos, pero no podemos tener una conversación y comunicarnos de forma verdadera.

Vamos a centrarnos en 5 consejos que te ayudarán a mejorar la manera en la que te comunicas.

1. Estar presente

"Con" significa junto con. Si quieres tener una conversación, estate presente, céntrate en el momento. Dado que el valor de una conversación radica en lo que las diferentes partes han dado/ganado, si no estás presente, no habrá intercambio real por tu parte, por lo que la comunicación no existirá. Deja las prisas, aparca los quehaceres futuros, ya volverás a encargarte de ellos cuando termine este momento. Permítete sentir la conversación.



2. Piensa antes de hablar

Tómate el tiempo que necesites para elaborar tu argumento, respira y pon en orden tus pensamientos, esta bien pausar un momento antes de hablar. Para tener una conversación de calidad no es suficiente intercambiar palabras. Como hemos dicho antes, para tener una conversación real es necesario estar presente. Así que no hables por hablar, el silencio es parte de una conversación, es el interlocutor olvidado, déjale hacer su magia.



3. Hazte escuchar

Este punto quiero tomarlo con un punto de sal. Para que podamos expresarnos de manera satisfactoria tanto para nosotros como para las otras partes, debemos ser claras y tener las ideas en orden en torno al tema o opinión tratada. Como emisores tenemos la responsabilidad de que nuestro mensaje llegue al receptor de una manera en la que pueda ser entendido, por eso decimos que tienes que hacerte escuchar. Hacerte escuchar, sí, pero... ¿hasta que punto la responsabilidad recae solo en ti? Buena pregunta. Y la respuesta es hasta que empieza la responsabilidad del receptor. Como hemos dicho antes, para poder tener una conversación real es necesario estar presente, por lo que el receptor deberá practicar la escucha activa para que podamos conceder el título de "conversación real" ha ese intercambio.



4. Responsabilidad Relacional

Quizás nunca hayas oído hablar de la Responsabilidad Relacional hasta ahora, pero verás que es un concepto muy importante, del que deberíamos tomar mayor conciencia. La "Responsabilidad Relacional" se define como una atención focalizada en cómo nos relacionamos. Es nuestro deber entender y mejorar si es necesario la manera en la que nos relacionamos. Por ejemplo, el lenguaje corporal es muy importante en una conversación. Tómate el tiempo para desarrollar el aspecto relacional de la conversación sin centrarte únicamente en el intercambio de ideas. Crea un espacio para que las experiencias y los conocimientos fluyan. Demuestra con tu tono, con tus gestos, con tu atención, que esta conversación te importa, y si tienes mucho qué decir, asegúrate de que le permites a la otra persona tener un espacio equitativo en la conversación.



5. Fluye, déjate llevar y Diviértete

Un intercambio real ocurre cuando todos los lados se enriquecen. Aprende a disfrutar durante una conversación, no solo cuando obtienes exactamente aquello por lo que viniste o cuando te sientes contento por haber tenido la oportunidad de decir tu parte. ¿A qué no cantas para llegar al final de la canción ni vives para llegar al final de la vida? Disfrutar es una elección, por lo que puedes escoger pasártelo bien o no hacerlo. Si te permites disfrutar de la conversación, verás cómo tu ingenio se aviva, tu entusiasmo se activa. Para poder lograr relajarte, te ayudará practicar la atención plena, empezando por realizar respiraciones conscientes o meditaciones guiadas.

Esperamos que estos 5 consejos o tips te sirvan para mejorar tus intercambios comunicativos. Estar presente es el mejor regalo que puedes hacerte.



0 0 votes
Article Rating