En los días en que deseas poner el mundo al revés, ¿por qué no invertirlo en Adho Mukha Vrksasana? El cuerpo se voltea verticalmente en esta postura de yoga que va de intermedia a avanzada. Haz la Postura Parado de Manos cuando estés listo para una inversión completa de tu actitud, tu espíritu y tu mente. 

A diferencia de muchas posiciones de yoga que se basan en una cuarta o media inversión, esta postura utiliza las manos para conectarse con la tierra, mientras los pies alcanzan las estrellas. Involucrarte en la Adho Mukha Vrksasana te permitirá encontrar la concentración incluso en los momentos más difíciles.

Beneficios de la Postura Parada de Manos

Si te has sentido desconectado de tu práctica de yoga, una inversión puede ayudar a cambiar tu perspectiva. Adho Mukha Vrksasana o la Postura Parado de Manos,  utiliza un cuerpo de espalda sólida, abdomen y oblicuos que se extiende a las cuatro extremidades. Cuanto más practiques la postura de parada de manos, más firmes serán tus glúteos y cuádriceps. 

También verás rápidamente como tus tríceps, antebrazos y hombros se transforman en versiones de sí mismos tan fuertes como una roca. También estás forzando a la sangre a fluir en la dirección opuesta, lo que ayuda a impulsar una circulación más lenta. 

Los chakras involucrados en la Adho Mukha Vrksasana

Tu energía se concentrará en el chakra de la corona, o Sahasrara, mientras tomas la postura de la parada de manos. Estando de cabeza forzarás a que la sangre y el prana (energía) fluyan a la cabeza, estimulando el Sahasrara (chakra de la corona). 

Mientras que la rueda dentro de tu mente comienza a girar el chakra de los zancos, alcanzarás la trascendencia y el equilibrio dentro de los siete chakras principales. Ve a la Adho Mukha Vrksasana (Postura de Parada de Manos) cuando necesites un estallido de energía en tus chakras. Si últimamente te has sentido deslucido, la Postura Parada de Manos puede estimular tu prana (energía). 

¿Cómo practicar la postura parada de manos?

La forma de adoptar la Postura de Parada de Manos dependerá en gran medida de tu fuerza física y tu nivel de equilibrio. Una manera de entrar a esta posición es desde la Postura del Cuervo, la cual se basa en el poder localizado en los brazos, el pecho y el núcleo. Patear o caminar con las piernas en posición es una opción, pero no es la preferida ya que puede ser potencialmente peligrosa si pierdes el equilibrio y te caes hacia atrás. Patear con las piernas en la Postura de Parada de Manos, podría causar daños en el cuello o en la columna vertebral.

Si eliges patear las piernas hacia arriba, puedes empezar desde el paso dos con el trasero levantado en el aire y en lugar de empujar las piernas sobre la cabeza, simplemente "pateas" hasta la posición. Sal de la Postura de Parada de Manos de la misma manera que en el paso seis. Practica con una pared o un observador hasta que te familiarices con tu posición exacta de equilibrio.



Postura de Parada de Manos desde la Postura del Cuervo

  1. Comienza en la posición en la que te pondrías para preparar la Postura del Cuervo. Esto probablemente será en cuclillas con los pies colocados en la esterilla y los brazos estirados delante de ti para el equilibrio. Con las piernas flexionadas y el núcleo metido entre los muslos, lleva los brazos a un lado del cuerpo, pero entre las piernas. Siéntete libre de doblarlos un poco mientras llevas las palmas de tus manos a la esterilla. Dependiendo de tu flexibilidad, las rodillas deben estar justo por encima de los codos.
  2. Inclínate hacia adelante para entrar a la Postura del Cuervo. Tus glúteos se elevarán y tus rodillas y muslos apretarán tus tríceps. Intenta encontrar tu centro de equilibrio manteniendo el núcleo tan apretado como sea posible. Evita encorvarte en la parte baja de la espalda, ya que esto podría provocar que te caigas hacia atrás. Trata de no mirar hacia abajo ya que te irá a donde te lleve la vista. En su lugar, mira suavemente hacia delante sin mover demasiado el cuello.
  3. Una vez que hayas encontrado tu posición más ideal en la Postura del Cuervo, prepara el cuerpo para la Parada de Manos. Aprieta el abdomen y endereza la espalda mientras comienzas a levantar una pierna hacia arriba. Encuentra la fuerza en el cuádriceps imaginando que tu pie empuja contra algo pesado, como un colchón o una mesa.
  4. Dobla la segunda pierna hacia arriba y deja que la primera la siga. Considera que tus piernas están en un viaje mientras descubres la mejor manera de mantenerte en tu lugar sin caerte.
  5. Abraza el prana (energía) agitándose por todo tu cuerpo. Entiende que caer es tu único miedo, y que caer no es algo terrible. Respira en el poste visualizando tu respiración y estabilizando tu postura de mano. 
  6. Ten cuidado de no quedarte en Adho Mukha Vrksasana (Postura de Parada de Manos) más allá de tus límites. Cuando sientas que los músculos comienzan a debilitarse, usa un movimiento controlado para bajar una pierna hacia el lado delantero del cuerpo y deje que la otra le siga. Una vez que ambas piernas lleguen al suelo, tómate el tiempo de rodar a la Postura del Niño para dejar que la sangre salga lentamente de la cabeza y encuentre el camino de vuelta a su flujo natural.

Consejos para principiantes

  1. ¡No evites la Postura de Parada de Manos porque eres nuevo en el yoga! Practica la inversión haciendo paradas de manos contra la pared con un amigo o instructor.
  2. Si utilizas una pared para ayudarte a mantener el cuerpo al revés, asegúrate de que tus piernas bajan hacia el lado delantero del cuerpo (el estómago y la pelvis) para evitar lastimarte la espalda.
  3. Prepara las muñecas. Gírelas de cinco a diez veces en ambas direcciones. No olvides los hombros, hazlos rodar diez veces hacia adelante y luego hazlos rodar hacia atrás. Estos movimientos ayudarán a aflojar y calentar estas articulaciones para evitar la tensión durante la postura.
  4. Si te preocupa no ser lo suficientemente fuerte, considera otras posiciones para prepararte para la Adho Mukha Vrksasana (Postura de Parada de Manos). Si necesitas un núcleo más fuerte, la Postura de Tabla (Phalakasana) es genial para construir fuerza en el núcleo, los brazos y los hombros. Cuando estés listo, pasa a la Postura de Tabla Delfín para un entrenamiento más fuerte.

Accesorios opcionales para ayudarte a practicar Adho Mukha Vrksasana

  1. Rodearte de alfombras extras, mantas o almohadas adicionales puede ayudar a amortiguar una caída si te derrumbas durante la Postura de Parada de Manos.
  2. Invita a un amigo a practicar yoga contigo y pídele que sea tu observador. 
  3. Una pila de bloques debajo de los hombros puede ayudarte a dar un impulso extra de fuerza. Prueba esa pila inclinándote a la Postura de Perro Boca Abajo más delante de lo que normalmente lo harías. Deja que los hombros descansen para que los brazos puedan seguir doblándose un poco. Asegúrate de que haya espacio para que la cabeza pase entre cada pila de hombros.



¿Cuándo evitar la práctica de la postura de parado de manos?

Adho Mukha Vrksasana o Postura de Parada de Manos utiliza la energía de los hombros para mantener el cuerpo levantado. Si eres propenso a lesionarte el hombro, consulta con un profesional médico antes de intentar cualquier variación en esta posición.

0 0 votes
Article Rating