Da la bienvenida al mundo con tus brazos abiertos, reconoce su fuerza y su naturaleza amorosa a través de la Postura de la Montaña. También conocida como Tadasana, esta posición de yoga te permite enfocarte en la estabilidad de la Tierra, mientras te arraigas al suelo a través de las cuatro esquinas de los pies. 

Imagínate que eres tan fuerte y poderoso como una montaña, mientras tomas tu posición para prepararte para el yoga. Activa los siete chakras principales, comprobando tu postura y dejando que la energía flote hasta la parte superior de tu cabeza, desde las puntas de los dedos de los pies.

Beneficios de la Postura de la Montaña

La postura de la Montaña, es una posición en la que el cuerpo puede descansar y la mente encuentra la calma. Normalmente verás la Postura de la Montaña a través de una secuencia de Saludo al Sol y se utiliza para aterrizar el cuerpo y la mente antes de incursionar en tu práctica. Tadasana o Postura de la Montaña, pone todo el cuerpo en línea recta, metiendo el coxis, ajustando el mentón y abriendo las palmas de las manos para mirar hacia delante, lo que permite una postura realmente ideal. Este es un momento en el que puedes establecer tus intenciones en cuanto a tu práctica de yoga; ¿Estás buscando paz? ¿Alivio del estrés? ¿Estás enfocado en un entrenamiento de cuerpo entero? Concéntrate en tus intenciones y prepárate para llevarlas contigo a lo largo de tu práctica de yoga.



Chakras implicados en la Postura de la Montaña

Permítele al cuerpo estar alerta de las siete ruedas de energía que circulan el prana (energía), desde el suelo hasta la parte superior de la cabeza. Nota el hormigueo que experimentas en la parte inferior de tus pies y permite que esa energía viaje a través de tu raíz, sacro, plexo solar, corazón, garganta, tercer ojo y chakras de la corona. Estando de pie en posición vertical, Tadasana (Postura de la Montaña) activa tus chakras y tu cuerpo para el yoga.



¿Cómo practicar Tadasana o la Postura de la Montaña?

  1. Sube al tope de tu esterilla para entrar a la Postura de la Montaña. Relaja la mirada o cierra los ojos si lo prefieres. Mete la barbilla hacia abajo para enderezar la nuca y conéctala con una resistente espina dorsal hasta los glúteos.
  2. Relaja tus hombros y deja que tus brazos floten a tus lados. Gira las palmas de las manos para que queden mirando al frente, esto activa los omóplatos para una verdadera postura de la Montaña recta.
  3. Mueve los pies para que los dos dedos grandes se toquen. Deja un pequeño espacio entre los tobillos para evitar que se golpeen los huesos internos. En lugar de estirar las rodillas, permite una flexión natural en las articulaciones.
  4. Respira durante la Postura de la Montaña. Visualízate tan fuerte e inmóvil como una roca que se extiende sobre el mar. Comprométete en el pranayama, o control de la respiración, si así lo deseas.
  5. Para salir de la Tadasana (Postura de la Montaña), pasa al movimiento más natural para comenzar tu secuencia de yoga. Este podría ser levantar los brazos sobre ti para inclinarte hacia atrás o hacia los lados, o doblarte hacia adelante para comenzar tu Saludo al Sol.



Consejos para principiantes

  1. Disfruta de la simplicidad de Tadasana o Postura de la Montaña, pero entiende que no es sólo estar de pie; mantén el cuerpo ocupado practicando tu plena conciencia. Revísate a través del cuerpo desde las plantas de los pies hasta la coronilla de la cabeza, y luego lleva tu conciencia a la respiración.
  2. Mantén tu postura erguida y fuerte. Inclina la pelvis hacia adelante y levanta el pecho aspirando ligeramente el ombligo. Rueda los hombros hacia atrás y hacia abajo para liberar la tensión de la parte superior del cuerpo.
  3. Piensa en la colocación de tus pies. ¿Dónde se está sosteniendo tu peso? ¿Dónde está tu centro de equilibrio? Imagina que hay cuatro esquinas del pie: dos a cada lado del talón, y las otras dos por el dedo gordo y el más pequeño. Intenta mantener este enfoque a lo largo de tu secuencia de yoga. 



Accesorios opcionales para ayudarte a practicar la Postura de la Montaña

  1. Para esta posición, sólo es necesaria tu esterilla o alfombra de yoga. Esta es una postura simple, que se basa sólo en la Tierra para apoyar tu hermoso cuerpo.
  2. Para el resto de la secuencia de yoga, asegúrate de tener a tu alrededor los accesorios que necesites para otras posturas antes de comenzar con Tadasana (Postura de la Montaña). Querrás que tu práctica fluya desde esta posición hasta la siguiente postura sin interrumpir ese progreso para tener que buscar más accesorios.



¿Cuándo evitar la práctica de Tadasana o la Postura de la Montaña?

Nadie debería tener que evitar esta postura para principiantes, ya que ninguna parte del cuerpo recibe una presión adicional cuando se está de pie de forma natural. Si experimentas molestias, intenta concentrarte en el lugar donde se encuentra el dolor y en el tipo de sensación que te está produciendo, puede que tengas que consultar a un profesional médico. 



0 0 votes
Article Rating