Puedes reconocer la Postura de la Luna Creciente por cualquier saludo al sol del que hayas formado parte. Es una postura para principiantes; Anjaneyasana, es su nombre en sánscrito, y típicamente se transfiere a Chaturanga conocida como Postura de Bastón de Cuatro Apoyos. 

La Postura de la Luna Creciente le da la bienvenida a la flexibilidad en las caderas y es un gran inicio si la abertura de piernas en vertical está entre tus objetivos. Incluso si no lo está, esta postura alargará los muslos y abrirá la pelvis, pudiendo ser fácilmente ajustada a tu nivel. Un yogui más flexible puede que quiera practicar el contra flexión, soltando las manos del suelo y levantándolas por encima de la cabeza, mientras que un principiante o alguien con caderas más ajustadas puede usar las manos para guiarlas a la postura con más precaución. Si te encuentras con que has estado descuidando el lado lateral del cuerpo, durante la Postura de la Luna Creciente es el momento fantástico para añadir un pequeño giro oblicuo con las manos en oración.

Beneficios de la Postura de la Luna Creciente

Anjaneyasana o Postura de la Luna Creciente es la mejor para estirar los flexores de la cadera. Si tiendes a estar sentado durante largos períodos durante el día, tus caderas se beneficiarán al estirarlas, para liberar la tensión que probablemente tienes en esta área. También recibirás un generoso estiramiento en los muslos y la pelvis, haciendo que la Postura de la Luna Creciente sea una forma maravillosa de abrir toda la parte inferior del cuerpo. 

Cuando estés listo para levantar las manos del suelo, puedes elevar las manos por encima de la cabeza para expandir el pecho y doblar la espalda. Abrirte en forma de estocada le dará la bienvenida a la energía a tu tercer ojo y al chakra del corazón. Si te sientes más cómodo manteniendo las manos en el suelo, tu prana (energía) se concentrará en el chakra sacro.



Chakras involucrados en la Postura de la Luna Creciente

Trabaja la garganta y el chakra del tercer ojo en esta postura. También tienes la opción de invocar el Anahata, o chakra del corazón, levantando los brazos por encima de la cabeza y abriendo el pecho con las palmas giradas. El Prana (energía) girará en tu Vishuddha (chakra de la garganta), restaurando la verdad y la capacidad de comunicación. 

Si has tenido problemas para decir tu verdad, hazte consciente de este chakra arqueando ligeramente el cuello, para mirar hacia arriba durante la Postura de la Luna Creciente. El Ajna (chakra del tercer ojo), localizado entre las dos cejas, es responsable de la sabiduría y la espiritualidad. Tu tercer ojo mira al cielo para aceptar la sabiduría del mundo. Abraza este conocimiento y permite que tu yo físico se reconecte con tu cuerpo espiritual.



¿Cómo practicar el Anjaneyasana o la Postura de la Luna Creciente?

  1. Antes de empezar esta postura, comienza estando de pie en tu esterilla. Deja que la parte superior del cuerpo caiga doblada hacia adelante. Puedes doblar las piernas y presionar con las manos sobre los muslos, las rodillas o el suelo.
  2. A partir de que te dobles hacia adelante, deja que el peso se desplace hacia la pierna izquierda y así te prepares para enviar la pierna derecha hacia atrás. A medida que la pierna derecha se extiende hacia atrás, deja que el núcleo descanse sobre el muslo superior de la pierna izquierda doblada. La pierna derecha debería estar recta detrás de ti, con los dedos de los pies conectados a la esterilla.
  1. Permite que la pierna derecha se incline hacia el suelo. Conecta la rodilla derecha a la a la esterilla o a tu accesorio para las rodillas. Levanta la parte superior de la espalda para que ya no se incline hacia adelante. Encuentra una posición cómoda para la columna vertebral, dependiendo de dónde pongas las manos.
  1. Donde pongas las manos dependerá de tu flexibilidad. Para empezar, es mejor dejar que las puntas de los dedos se apoyen en el suelo o que los bloques de yoga estén a ambos lados de la pierna izquierda. Evita que el cuello caiga y trata de mantener recta la columna vertebral.
  1. Si buscas un estiramiento más profundo, deja que tus manos floten desde el suelo hasta tu rodilla izquierda, o más arriba en el aire. Levanta los brazos para abrir el corazón y realiza una ligera inclinación hacia atrás. Aprieta tu núcleo para ayudar a mantener el equilibrio.
  1. Respira desde la cadera derecha y concéntrate en la sensación de la parte inferior del cuerpo.
  1. Cuando estés listo para salir de la Postura de la Luna Creciente, comience a balancearte sobre las piernas y los pies para enviar la pierna izquierda de vuelta a la Postura de Mesa. Si lo prefieres, puedes llevar la pierna derecha hacia adelante, de vuelta a tu Pose de Plancha.



Consejos para principiantes

Anjaneyasana-2
  1. La Postura de la Luna Creciente se facilita debida a que la flexibilidad vendrá con el tiempo y la práctica. Ignora donde crees que deberías estar, y agradece donde te encuentras durante tu práctica de yoga. Esto puede implicar rodear tu cuerpo con accesorios, para mantenerlo elevado en la postura más ideal para tu cuerpo.
  1. Mantener las manos en el suelo (o en bloques de yoga colocados en el suelo) te permite tener más control sobre la profundidad del estiramiento de la cadera. Si estás listo para entrar en un estiramiento más profundo, experimenta con el movimiento de las manos sobre la rodilla o enderezado por encima.



Accesorios opcionales para ayudarte a practicar la Postura de la Luna Creciente

  1. Incluso los yoguis avanzados querrán amortiguar las rodillas sobre una superficie dura. Doblar la esterilla debajo de las rodillas te sacará de ese apuro, pero una manta doblada, una almohadilla para las rodillas en forma de bolsa, o una almohada fina, también ayudará a amortiguar la dureza del suelo y de la rodilla.
  1. Puedes poner bloques de yoga, o incluso una pila de libros bajo la mano, para una mayor altura. Evita encorvarte mientras haces la postura y acomodas la altura, para que puedas mantener la espalda recta mientras las manos descansan sobre los bloques de yoga.



¿Cuándo evitar la práctica de Anjaneyasana o Postura de la Luna Creciente?

Si eres propenso a extender demasiado las caderas o tienes las caderas sueltas, lo mejor será que evites esta postura. Si has experimentado algún dolor o tus caderas suelen tronar, puede que seas más susceptible a una dolorosa lesión. Conversa con un doctor antes de practicar Anjaneyasana (Postura de la Luna Creciente).



0 0 votes
Article Rating