Ustrasana o Postura del Camello es una postura poderosa pero vulnerable que te permite abrir tu corazón al cielo, expone tu delicada garganta y aumenta enormemente el poder en tu espalda, núcleo y cuádriceps. El nombre se deriva del sánscrito ustra, que significa “camello” y asana, que significa “postura”.

Si bien parece ser un desafío, ciertamente hay variaciones para principiantes que tendremos en cuenta a medida que comiences tu viaje en Ustrasana. No debes descartar o perderte el estiramiento épico que esta postura puede proporcionar porque te sientas asustado o intimidado por ella. Esta es una postura que requiere de confianza en uno mismo.

Se hace obvio al practicar la Postura del Camello cómo una parte de nuestro cuerpo puede afectar a otra,  como el pecho y los hombros, las caderas y las nalgas, y la espalda y el abdomen. Cuando uno se contrae, el otro se expande. La autoconciencia, especialmente del cuerpo, no solo se invoca sino que se exige en Ustrasana.

Beneficios de la postura del camello o Ustrasana:

Ustrasana beneficia al cuerpo con un estiramiento profundo en todo el núcleo. A medida que tus caderas y cuádriceps presionan hacia adelante, tu pecho se expande y tu espalda se pliega sobre sí misma. Tus glúteos se tensarán al alzar tus brazos sobre tu cabeza y bajes hacia tus pies. Esta postura provoca la reflexión sobre nuestros cuerpos y cómo cada parte trabaja en conjunto.

Beneficios físicos y generales

- La postura del camello mejora la respiración al abrir el pecho y tonificar los músculos que lo rodean. También alivia problemas respiratorios.

- Ayuda a estirar los hombros haciéndolos más fuertes y dándoles forma.

- Al practicar esta postura, aumentará la tonificación de los músculos abdominales, reduciendo la grasa en los muslos, brazos y caderas también.

- Esta asana le da a la columna tensión y mejora la flexibilidad.

- Fortalece los muslos y las rodillas.

- Ustrasana promueve la apertura de las caderas aumentando la flexibilidad y la fuerza.

- Mejora la postura.

- Al expandir la región abdominal, mejorará su digestión y, si está estreñido, verá los beneficios de esta práctica.

- La postura del camello también aporta equilibrio al ciclo menstrual liberando tensiones almacenadas en el sistema reproductivo.



Chakras involucrados en Ustrasana o Postura del Camello:

La postura del camello abre tu pecho liberando la energía de tu chakra del corazón, o Anahata. El Anahata trata con el equilibrio, el amor, la compasión y la verdad. Cuando tu chakra corazón está en equilibrio, te sentirás en paz contigo mismo, y te ayudará a comprender una verdad que tal vez no puedas expresar con palabras.

Cuando el chakra corazón está en desequilibrio, puedes tener dificultades para conectarte con los demás o puedes sentirte perdido en el mundo. Al practicar Ustrasana, estás aceptando tu amor y tu verdad. El canto de Anahata es "Yam".

¿Cómo practicar Ustrasana o Postura del Camello?

  1. Primero siéntate en tu esterilla de yoga, con las piernas estiradas delante de ti, con el trasero en el suelo. Luego, balancea las piernas hacia un lado y colócalas debajo de tu trasero hasta que estés sentado activamente sobre tus piernas dobladas.
  2. Desde la posición sentada, levanta lentamente tu cuerpo para que tus nalgas se levanten de tus rodillas dobladas, pero tus pantorrillas permanezcan conectadas a la esterilla. Tu cuerpo, desde las rodillas hasta la cabeza, debe formar una línea recta.
  3. Coloca ambas manos en tu espalda baja, justo encima de las nalgas, y empuja tus caderas un poco hacia adelante. Puedes elegir dejar reposar tus manos en esta zona o empujar con tus puños hacia la parte inferior de la espalda para ayudar con la flexión de espalda, que es el siguiente paso.
  4. Con las manos colocadas en la espalda baja, levanta la cabeza hacia el cielo. Levanta el brazo derecho hacia adelante, y hacia arriba con un movimiento similar a una rueda, y mientras lo haces, comenzarás a doblar el lado derecho de tu cuerpo hacia tus pies. Si usas accesorios, los colocarás detrás de ti para descansar tu mano derecha, o si no los necesitas, agarra tu pie o tobillo derecho con la mano derecha. Ya te encuentras en Ustrasana en tu lado derecho.
  5. Para colocar el lado izquierdo de tu cuerpo en la postura, repite el paso cuatro. El brazo izquierdo comenzará a caer hacia atrás hasta que esté detrás de ti y sujete tu pie, tobillo o apoyo.
  6. Para salir de Ustrasana, suelta el pie u objeto detrás de ti y lentamente levanta tu brazo derecho hacia arriba, hacia arriba y hacia adelante. Tu brazo izquierdo hará lo mismo. 
  7. Para contrarrestar esta curvatura hacia atrás, dobla la espalda hacia adelante en una postura como la postura del arado (Halasana) o descanse en la postura del niño (Balasana).

Accesorios opcionales para ayudarte a practicar Ustrasana:

  1. Se pueden colocar bloques de yoga o dos montones de libros y usarlos para sostener tus manos en lugar de agarrar tus pies directamente. Estos accesorios te ayudarán a que gradualmente puedas llegar a agarrarte los pies.
  2. Una silla plegable o aparato similar, con una toalla doblada en el reposacabezas. Coloca la silla directamente detrás de tu cuerpo, con la parte del asiento de la silla mirando en la dirección opuesta (de modo que tu espalda esté alineada con el respaldo de la silla). Esto ayuda a descansar el cuello si tienes dolor de cuello.
  3. Si no tienes una silla que se alinee perfectamente con tu cuello, puedes apoyar una almohada o almohadón de yoga a lo largo de la pared. La almohada debe llegar a la altura del cuello y se puede colocar sobre otra almohada o bloque para levantarla si es necesario. 
  4. Puedes colocar una manta debajo de las rodillas para aumentar tu comodidad. La esterilla de yoga también se puede plegar debajo de las piernas si no hay una manta disponible.



Consejos para principiantes

  1. Si eres nuevo en Ustrasana, puedes calentar la columna vertebral y el núcleo al participar en una serie de secuencias Marjariasana o Gato-Vaca, antes de intentar tu Postura del Camello.
  2. Es tentador contraer los hombros en esta postura, así que recuerda alejar los hombros de las orejas. Al comienzo de tu práctica, es natural reaccionar tensando tu cuerpo. En cambio, trata de relajarte y atrévete a ver de lo que es capaz tu cuerpo, no tengas miedo, explora tus posibilidades.
  3. Los accesorios son ciertamente nuestros amigos cuando trabajamos en Ustrasana. No te compares con los demás, ni intentes una postura que te resulte demasiado desafiante. Relájate en esta postura mediante el uso de accesorios hasta que tu cuerpo esté listo para prescindir de ellos. Recuerda que está bien tomarse tiempo, y mediante la práctica constante comenzarás a encontrar la postura del camello más fácilmente.
  4. Si todavía tienes dudas sobre tus habilidades para practicar esta postura, puedes probar la postura del Medio-Camello, donde solo se baja y retrocede un brazo a la vez.
  5. Otra forma de desarrollar la flexibilidad y la fuerza necesarias para la postura del camello es comenzar modificando la asana metiendo los dedos del pie debajo y levantando los talones para que no tengan que estirarse tanto.

Cuándo evitar la práctica de la postura del camello

Es mejor evitar esta postura si tienes dolor de cuello o si sufriste una lesión en la espalda. Tampoco se recomienda después de una cirugía de tórax o en presencia de una lesión relacionada con el tórax.

- Evítala si tu espalda aún no es muy fuerte.

- No practiques Ustrasana si padeces espondilitis.

- Si sufres migrañas, te resultará difícil equilibrar el cuello hacia abajo y puedes sentir molestias en esta postura, ya que la presión en la cabeza y el cuello aumentará y puede causar más dolor.

0 0 votes
Article Rating