La Pincha Mayurasana, o conocida por su nombre en español como Postura de Pavo Real Emplumado, es una inversión de yoga para yoguis en nivele ntermedio o  avanzado, que utiliza los brazos de la postura del Delfín para apoyar el cuerpo. 

Los principiantes, sin embargo, no deben sentirse intimidados por el Pavo Real Emplumado, deben considerar prepararse para esta postura invertida a través de variaciones y prácticas más fáciles. Prepararte para esta inversión comenzará incluyendo beneficios similares, como el aumento del equilibrio y la postura, el endurecimiento del núcleo y el aumento de la circulación sanguínea.

Beneficios de la Postura del Pavo Real Emplumado

Pincha Mayurasana es fenomenal para el equilibrio en el cuerpo, lo que a su vez ayuda a mejorar enormemente la postura. Trabajarás cada músculo del centro, incluyendo el abdomen, los oblicuos, la espalda, los glúteos y la pelvis, ganarás tu lucha contra la joroba. Además del equilibrio, el Pavo Real Emplumado también tonifica los brazos y los hombros, ya que es probablemente la única conexión entre tú y el suelo. 

Los chakras involucrados en Pincha Mayurasana

Cuando colocas tu cuerpo a la inversa, el prana (energía) del cuerpo se anima a fluir a través de cada chakra desde una nueva perspectiva. En vez de enraizarte a través del Muladhara, o chakra de la raíz, te enraizarás a través del Sahasrara, o chakra de la corona. 

Puedes visualizar cualquier energía negativa fluyendo desde el chakra de la raíz a través del sacro, plexo solar, corazón, garganta, tercer ojo y chakra de la corona hacia la Tierra, donde la energía pura se planta directamente en la parte superior de la cabeza. Tu prana (energía) podría sentirse abrumadora al principio, especialmente en una posición con la que no estás familiarizado, pero esta práctica te dejará sintiéndote fresco, con energía y en armonía con tu entorno.



¿Cómo practicar la postura del Pavo Real Emplumado?

  1. Si ya estás familiarizado con la Pose del Delfín, siéntete libre de saltar al paso 2. Si no, puedes comenzar en una posición de mesa, teniendo en cuenta que el cuerpo está a punto de ser reajustado, por lo que está bien si tu postura de mesa no es perfecta. Luego puedes bajar cada antebrazo al suelo para que estén paralelos uno con otro, asegurándote de que los codos estén debajo de los hombros. Presionar las palmas de las manos en tu alfombra con los dedos abiertos puede ayudarte a apoyarte mejor. Luego, comienza a levantar los glúteos en el aire, hasta donde la flexibilidad de tus piernas te permita. Puedes doblar las piernas si el forzarlas mucho te causa demasiada tensión en la espalda.
  2. Ahora deberías estar en la asana del Delfín, o la posición descrita en el primer paso. Mientras que esta posición en sí misma puede ser un desafío, desde aquí, sólo necesitas patear una pierna a la vez hasta que ambas estén derechas, con los pies apuntando al aire. El resto de la posición se centra en mantener la mejor postura posible para un equilibrio óptimo. 
  3. Para reflejar la inversión de tu postura del Pavo Real Emplumado, primero engancha el núcleo contrayendo la parte inferior de tu vientre hacia adentro y hacia arriba, a lo que el pecho reaccionará sobresaliendo ligeramente y apretando. Apretar los glúteos puede ayudar a empujar la pelvis hacia adelante, para evitar que la parte baja de la espalda se sumerja en la postura, causando un desequilibrio. 
  4. Para salir cuidadosamente del Pincha Mayurasana (Postura del Pavo Real Emplumado), baja las piernas una por una para que estén frente a tu estómago y hayas regresado a la Postura del Delfín.



Consejos para principiantes

  1. Como principiante, primero debes considerar practicar regularmente la posición de cabeza y brazos contra la pared, para prepararte para esta postura. No importa qué tanto apoyo uses, en términos de seguridad, nunca es demasiado cuando se trata de cualquier inversión o postura de yoga con la que no estés familiarizado.
  2. Considera la posibilidad de invitar a un amigo para practicar las inversiones y tomar turnos para observarse mutuamente. Tener a alguien contigo no sólo puede ser extremadamente útil en caso de una lesión, sino que también puede ayudarte a sostener tus piernas o a estabilizar el cuerpo si te das cuenta de que te estás empezando a caer o inclinar.
  3. No sólo tienes que arraigar tu parada de cabeza o de manos para prepararte para el Pincha Mayurasana (Postura del Pavo Real Emplumado). En su lugar, piensa en cuáles músculos son  los que probablemente trabajen en una inversión como ésta, por ejemplo, puede que necesites fortalecer el núcleo y los hombros. Concentrarse en los músculos de manera individual, puede hacerte más fácil el mantener la postura cuando estés listo para intentarla.



Accesorios opcionales para ayudarte a practicar el Pincha Mayurasana

  1. Una pared sobre la que apoyar el cuerpo puede ayudarte a sentirte más seguro al hacer la postura del Pavo Real Emplumado. Es más probable que aterrices sin lesiones si te caes de estómago, ya que tus piernas seguro llegarán al suelo antes que cualquier otra parte del cuerpo. Sin embargo, el aterrizaje de espaldas podría provocar una lesión potencialmente traumática en la espalda o el cuello.
  2. Una manta doblada, o incluso una esterilla de yoga plegada, servirá como amortiguador entre los huesos de los antebrazos y el suelo.
  3. Los bloques de yoga o un objeto similar pueden ayudar a sostener los hombros.
  4. Un bloque o un refuerzo bajo la corona de la cabeza puede ayudar a sostener el cuello.



¿Cuándo evitar la práctica de la postura del Pavo Real Emplumado?

Si alguna vez has experimentado una lesión grave en el cuello, debes consultar primero con un profesional médico antes de realizar cualquier inversión o postura en la que el cuello no esté suficientemente apoyado.



0 0 votes
Article Rating