Sukhasana se traduce al inglés como Easy Pose y al español como “Postura Fácil”,  por ser una de las asanas (posturas) más básicas y naturales que se encuentran en el yoga. El cuerpo se coloca en una posición sentada en la esterilla, con las piernas dobladas en una variación que sea más cómoda para ti; para proporcionarte una comodidad óptima, puedes hacer cualquier cantidad de ajustes a esta postura. 

Cuando te sientes con los glúteos apoyados en la esterilla, puedes descansar los ojos, dejar que los hombros se relajen y caigan, y colocar las manos suavemente en tu regazo. Puedes aprovechar esta oportunidad para reflexionar sobre lo que está por venir, o lo que ya ha sucedido, especialmente en relación con tu práctica de yoga. Con Sukhasana (Postura Fácil) puedes aprovechar la oportunidad de concentrarte en respirar, a través de un ejercicio de respiración como Sama Vritti, o también llamada Respiración Cuadrada. Este ejercicio te conecta con la paz interior al inhalar, contener la respiración, exhalar y retener la respiración una vez más durante la misma cantidad de segundos, esperando un segundo más para continuar el ciclo.

Beneficios de la Postura Fácil

La Sukhasana (Postura Fácil) es mejor para reflejar la respiración y alinear los chakras, mientras que también proporciona beneficios físicos, como la apertura de la pelvis y la ingle, la relajación de los muslos tensos y la mejora de la postura del núcleo. Aunque la Postura Fácil es una forma muy natural de sentarse, es necesario mantener la espalda fuerte y recta, trabajando el cuello y el coxis para alinearlos correctamente con la columna vertebral. 

Mientras estás sentado puedes tomarte el tiempo para centrarte en tu postura, en ese momento y a lo largo de tu secuencia de yoga. Esta postura también es genial para incorporar diferentes ejercicios de respiración o una meditación calmada. Meditar en una posición sentada en lugar de acostarse, mantiene el cuerpo alerta y ayuda a combatir el sueño que puede venir con la meditación. 

Chakras involucrados en Sukhasana (Postura Fácil)

La Postura Fácil alinea los siete chakras principales cuando el núcleo se ve obligado a sentarse derecho, alto y fuerte. El chakra de la raíz, o Muladhara, está conectado a la Tierra para evocar la estabilidad y proporcionar una base fuerte para el resto de los chakras. Puedes visualizar la energía que está siendo absorbida por el Muladhara (chakra de la raíz), abriéndose paso a través de los chakras hasta la corona, liberando cualquier energía negativa a través de la parte superior de tu cabeza. Esta técnica de visualización puede ayudarte a encontrar el equilibrio dentro de los chakras y contribuye a la tranquilidad en la Postura Fácil.



¿Cómo practicar la Easy Pose o la Postura Fácil?

  1. Para comenzar esta asana (postura), siéntese en cualquier lugar de su esterilla: en el frente, en el centro o en la parte de atrás. El lugar donde te sientes puede tener que ver con la siguiente posición. Por ejemplo, si sabes que vas a poner las piernas hacia atrás, como en la Postura de Perro Boca Abajo (Adho Mukha Svanasana), puede que prefieras sentarte en la parte delantera de la esterilla para que tus piernas se queden en el tapete cuando las extiendas detrás de ti. Si se gira hacia una Postura Vaca-Gato (Marjaryasana-Bitilasana) el centro puede mejorar. Si extiendes las piernas hacia adelante, como en la Postura del Bastón (Dandasana) sería mejor la parte de atrás de tu esterilla.
  2. Una vez que hayas encontrado la mejor posición para iniciar la postura, piensa en lo que era sentarse con las piernas cruzadas cuando eras niño al momento de escuchar un cuento; ¿Qué tan cómodo se sintió? ¿Cambiarías tus piernas si supieras que estarías sentado así por mucho tiempo? Como adulto, puede que no te hayas sentado en el suelo en mucho tiempo. Al recordar cómo te sentabas cuando eras niño, puedes usar esta idea para encontrar placentero volver a sentarte en el suelo con las piernas cruzadas.
  3. ¿Cruzaste las piernas? ¿Se pone una pierna doblada delante de la otra? ¿O tal vez intentaste doblar las piernas como Buda? Sea cual sea la posición de tus piernas, asegúrate de que tus glúteos estén firmemente arraigados al suelo y aspira la parte inferior de tu estómago para elevar el pecho. Al elevar ligeramente el pecho, los hombros se abrirán, contrayendo el omoplato en la parte superior de la espalda. Baja los hombros y aléjalos de las orejas, porque los hombros tensos no te ayudarán a conseguir la paz en esta posición. Puede que tengas que bajar ligeramente la barbilla para que el cuello esté bien alineado con la espalda.
  4. Tómate el tiempo que necesites en esta posición para practicar la respiración; practica la gratitud; practica la atención, o simplemente practica yoga. La belleza de esta postura es que depende completamente de ti.
  5. Para salir de la postura, simplemente despliega las piernas, dejando que las manos te ayuden si es necesario. Puedes mover las caderas de lado a lado para aflojar el cuerpo y continuar con la siguiente posición en tu secuencia de yoga.

Consejos para principiantes

  1. Encuentra la posición ideal que te sea más cómoda y beneficiosa para tu cuerpo.
  2. Utiliza accesorios si no estás seguro de la postura o si quieres apoyo adicional. Los accesorios pueden ayudarte a hacer una postura si eres nuevo en el yoga, colocando las partes del cuerpo en las mejores posiciones para tu cuerpo, especialmente cuando el cuerpo puede caer naturalmente en una posición que no es cómoda para ti. Por ejemplo, si las piernas se abren mucho en esta postura y hay una tensión en las rodillas, puedes agregar un soporte para apoyarlas.
  3. Tus piernas podrían estar cruzadas en esta posición, o una pierna podría estar doblada delante de la otra. De cualquier manera, es bueno alternar la posición de las piernas, para mantener la simetría en el cuerpo, incluso si te sientes incómodo al principio. De hecho, puede ser mejor poner la pierna que te resulte más extraña en la posición incómoda, para igualar lo que has estado haciendo durante años; por ejemplo, si tiendes a cruzar la pierna derecha sobre la izquierda, anímate a hacer lo contrario. 
  4. Aunque el aspecto físico de esta postura es bastante simple, la mentalidad de la misma puede ser en realidad más desafiante que la de las demás. Esto se debe a que la mente tiende a vagar cuando no está siendo estimulada. Puedes mantener tu mente enfocada en cada parte del cuerpo, verificando cómo responde cada una a la postura. ¿Dónde está la parte superior de tu cabeza? ¿Puedes sentir algún calor o pulso en tu chakra del tercer ojo? ¿Está el pecho abierto? ¿Dónde están tus omóplatos? Trabaja la manera de bajar tu cuerpo. Mientras haces esto, estás trabajando la mente.

Accesorios opcionales para ayudarte a practicar Sukhasana (Postura Fácil)

  1. Una manta doblada o una almohada colocada debajo de los glúteos te puede ayudar a aliviar cualquier tensión en el coxis, o en la parte baja de la espalda.
  2. Un bloque de yoga colocado a lo largo, o un par de libros, pueden ser colocados debajo de cada rodilla para ayudar a proporcionar un apoyo adicional. Si esto es demasiado duro para la delicada zona de la rodilla, también puedes utilizar dos almohadas esponjosas para amortiguar los huesos.

¿Cuándo evitar la práctica de la Postura Fácil?

Esta postura es excepcionalmente suave y le puedes agregar cualquier variación para aumentar la comodidad del cuerpo. Casi todos deberían ser capaces de realizar una Postura Fácil, pero siempre es prudente consultar con un médico profesional antes de intentar cualquier ejercicio, después de una lesión o cirugía importante.



0 0 votes
Article Rating