A través de su exploración del cuerpo y la respiración, los antiguos yoguis descubrieron que el prana (energía de la fuerza vital) podría subdividirse en componentes energéticos que llamaron Vayus (vientos). Los cinco Vayus de prana tienen cualidades energéticas muy sutiles pero distintas, que incluyen funciones específicas y direcciones de flujo. Los yoguis pudieron controlar y cultivar estos Vayus simplemente trayendo su enfoque y conciencia hacia ellos. A través de este control y cultivo conscientes, no solo fueron capaces de crear una salud y bienestar óptimos, sino que también pudieron activar la energía primordial de Kundalini para obtener estados de Samadhi iluminado.

¿Qué son los Vayus?

La palabra sánscrita Vayu se traduce como "viento", y la raíz "va" se traduce como "lo que fluye". Por lo tanto, un Vayu es una fuerza energética que se mueve en una dirección específica para controlar las funciones y actividades corporales. Los antiguos yoguis encontraron 49 tipos distintos de Vayus en el cuerpo. Solo cinco de los principales Vayus o Pancha Pranas son importantes para que los practicantes de yoga los entiendan. Estas cinco corrientes primarias de fuerza vital son Prana-Vayu, Apana-Vayu, Samana-Vayu, Udana-Vayu y Vyana-Vayu.

Cada Vayu gobierna un área específica del cuerpo y funciona idealmente en armonía unos con otros. Sus sutiles movimientos energéticos afectan e influyen en nuestra salud y bienestar físico, emocional y mental. Si un Vayu se desequilibra, puede crear desarmonía a través de todo el sistema energético del cuerpo o puede afectar negativamente su chakra asociado o los órganos vinculados a su ubicación.

El dominio completo sobre los Vayus no es necesario para beneficiarse de su uso para mejorar nuestra salud, nuestro enfoque interno y la capacidad de sentir las sutilezas dentro del cuerpo. Cultivar una conciencia básica de uno o más de los Vayus nos ayudará a profundizar nuestra conciencia del cuerpo y la respiración para enriquecer nuestra práctica de yoga y alcanzar nuestro mayor potencial.



Los cinco vayus

Los dos Vayus más fáciles e importantes con los cuales conectarse son Prana-Vayu y Apana-Vayu. Una vez que te conectas con las energías sutiles de estos dos Vayus, será más fácil trabajar con los demás.



Prana-Vayu

Prana-Vayu está situado en el corazón, y su energía impregna la región del pecho. Prana-Vayu se traduce como "aire que se mueve hacia adelante", y su flujo es hacia adentro y hacia arriba. Nutre el cerebro y los ojos y gobierna la recepción de todas las cosas: comida, aire, sentidos y pensamientos. Este Vayu es la energía fundamental en el cuerpo y dirige y alimenta a los otros cuatro Vayus. La acción de este Vayu es la cristalización, su expresión es cíclica, y sus chakras y elementos asociados son Anahata y aire. Cuando este Vayu es débil, la mente no puede concentrarse y experimenta un exceso de preocupación. La falta de aliento, la ansiedad, la falta de energía o un sistema inmunitario deficiente pueden estar relacionados con el Prana-Vayu alterado.

  • Para experimentar Prana-Vayu: cierre los ojos, siéntese o párese con una columna vertebral larga y un cuerpo relajado, y al inhalar sienta una energía que fluye por el torso desde el vientre hasta el tercer ojo. Alternativamente, práctica nuestra meditación del tercer ojo.
  • Para fortalecer Prana-Vayu: Practicar pranayamas como Bhastrika, Nadi Shodhana y Ujjayi Pranayama fortalecerá rápidamente este Vayu. Las posturas de yoga que abren el corazón, como la postura del arco, la postura del camello, la postura de la cobra, la postura del bailarín y la postura del puente, activarán y fortalecerán el Prana-Vayu. Para alentar a este viento vital a fluir hacia arriba, practique inversiones y poses con los brazos levantados, como el Guerrero I, la Silla y la Montaña. Tomar conciencia de Prana-Vayu en cualquier pose de yoga crea un enfoque para levantar, alargar y abrir la parte superior del cuerpo.



Apana-Vayu

Apana-Vayu está situado en el suelo pélvico y su energía impregna la parte inferior del abdomen. Apana-Vayu se traduce como "el aire que se aleja", y su flujo es hacia abajo y hacia afuera. Su energía nutre los órganos de digestión, reproducción y eliminación. Apana-Vayu gobierna la eliminación de todas las sustancias del cuerpo: dióxido de carbono, orina, heces, etc. La acción de este Vayu es la eliminación, su expresión es constante, y sus chakras y elementos asociados son Muladhara y la tierra. Un Apana-Vayu débil o disfuncional crea sentimientos de falta de fundamento y debilidad en las piernas. Los problemas de eliminación o las enfermedades que afectan los intestinos, los riñones o el tracto urinario pueden estar relacionados con el Apana prana alterado.

  • Para experimentar Apana-Vayu: cierre los ojos, siéntese o párese con una columna vertebral larga y un cuerpo relajado, y al exhalar siente una energía que fluye por el torso desde la parte superior de la cabeza hasta el coxis, y luego a través de las piernas y pies
  • Para fortalecer Apana-Vayu: Practique poses calmantes y liberadoras de tensión, como flexiones hacia adelante y torsiones en posición sentada. Concentrarse en involucrar los músculos de las piernas y posturas de yoga de pie fortalecen este Vayu. También considere practicar Nauli, Agni Sara Kriya, Ashvini Mudra y Mula Bandha. Tomar conciencia de Apana-Vayu en cualquier pose de yoga crea un enfoque para afianzar y estabilizar la parte inferior del cuerpo.



Vyana-Vayu

Vyana-Vayu está situado en el corazón y los pulmones y fluye por todo el cuerpo. Vyana-Vayu se traduce como "aire en movimiento hacia afuera", y su flujo se mueve desde el centro del cuerpo hacia la periferia. Gobierna la circulación de todas las sustancias en todo el cuerpo y ayuda a los otros Vayus con sus funciones. La acción de este Vayu es circulación, su expresión es alineación, y sus chakras y elementos asociados son Svadhisthana y agua. Un Vyana-Vayu débil o disfuncional puede crear sentimientos de separación y alienación y puede crear pensamientos desarticulados, fluctuantes y divagantes. La mala circulación, la estimulación nerviosa alterada, los trastornos de la piel y las crisis nerviosas pueden estar relacionados con un Vyana-Vayu perturbado.

  • Para experimentar Vyana-Vayu: Cierra los ojos, siéntate o párate con una columna vertebral larga y un cuerpo relajado, y mientras inhalas siente la respiración irradiando desde el ombligo hacia los brazos y las piernas.
  • Para fortalecer Vyana-Vayu: Practica pranayama con kumbhaka (retención de la respiración). Enfoca tu práctica de asanas más en los movimientos de vinyasa como los Saludos al Sol para hacer circular el prana y la sangre. La conciencia de Vyana-Vayu en cualquier pose de yoga crea un enfoque en la fuerza y el movimiento fluido del cuerpo.



Udana-Vayu

Udana-Vayu está situado en la garganta y tiene un flujo circular alrededor del cuello y la cabeza. Udana-Vayu se traduce como "lo que lleva hacia arriba", y su flujo se mueve hacia arriba desde el corazón a la cabeza, los cinco sentidos y el cerebro. Funciona para "sostenernos" y gobierna el habla, la autoexpresión y el crecimiento. Esta acción de Vayu es la metabolización, su expresión es verbal y sus chakras y elementos asociados son Vishuddha y Ajna y éter. Un Udana-Vayu débil o disfuncional puede manifestarse como dificultades del habla, dificultad para respirar y enfermedades de la garganta. La falta de autoexpresión, el movimiento descoordinado o la pérdida del equilibrio pueden estar relacionados con el trastorno de Udana-Vayu.

  • Para experimentar Udana-Vayu: cierre los ojos, siéntese o párese con una columna vertebral larga y un cuerpo relajado, y al inhalar y exhalar sienta que la respiración circula alrededor y a través de la cabeza y el cuello.
  • Para fortalecer Udana-Vayu: Practica Ujjayi Pranayama y Bhramari Pranayama con Jalandhara Bandha. Concéntrese en practicar inversiones y posturas de yoga de flexión hacia atrás que traen energía al cuello, los hombros y la cabeza. Tomar conciencia de Udana-Vayu en cualquier pose de yoga crea un enfoque para mantener una columna vertebral larga y una postura correcta.



Samana-Vayu

Samana-Vayu está situada en el abdomen con su energía centrada en el ombligo. Samana-Vayu se traduce como "el aire de equilibrio" y su flujo se mueve desde la periferia del cuerpo hacia el centro. Gobierna la digestión y asimilación de todas las sustancias: alimentos, aire, experiencias, emociones y pensamientos. La acción de este Vayu es la asimilación, su expresión es interna y sus chakras y elementos asociados son Manipura y fuego. Un Samana-Vayu débil o disfuncional puede manifestarse como falta de juicio, poca confianza y falta de motivación y deseo. Los problemas con la digestión pueden estar relacionados con la alteración de Samana-Vayu.

  • Para experimentar Samana-Vayu: cierre los ojos, siéntese o párese con una columna vertebral larga y un cuerpo relajado, y al inhalar y exhalar sienta que la respiración sube y baja por el frente, los costados y la parte posterior del torso.
  • Para fortalecer Samana-Vayu: concentra tu práctica de asanas en posturas de torsión y posturas de yoga para fortalecer el núcleo. Práctica Kapalabhati Pranayama con Uddiyana Bandha y Agni Sara Kriya. La conciencia de Samana-Vayu en cualquier pose de yoga crea un enfoque para abrir y relajar el cuerpo.



Tabla de los Cinco Vayus de Prana

Las acciones, ubicaciones y movimientos de los Vayus son complejos y pueden ser confusos de comprender. Para resumir rápidamente y comparar fácilmente las principales acciones y cualidades de los cinco Vayus, hemos creado la tabla a continuación.



0 0 votes
Article Rating